Incluimos un conjunto de hoteles seleccionados

Hoteles Encanto


De los soportales al foso de los osos

Escrito el 10 septiembre, 2013 por admin

De los soportales al foso de los osos

La parte antigua de la ciudad, la que se remonta a sus orígenes, es lo suficientemente pequeña para poder visitarla en unas dos horas. Con sus torres, sus soportales y sus fuentes adornadas con flores, Berna no ha perdido su carácter ni su típico ambiente medieval. La calle central y principal de esta parte de la ciudad es la Marktgasse, que se extiende entre la Torre de la Prisión (Káfigturm), restaurada en el siglo XVIII, y la Torre del Reloj (Zeitglocken), edificada en el siglo XII, que contiene un reloj astronómico del siglo XVI. En dicho original reloj, cuatro minutos antes de la hora, un gallo mecánico canta y varias figuras mecánicas, entre las que naturalmente se encuentran osos, desfilan.

Bajando por Marktgasse, justo un poco antes de llegar a la Torre del Reloj, se ve a la izquierda, en una plaza (la Kornhausplatz), la Fuente del Ogro Devorador de Niños, que representa precisamente a un ogro que devora a un niño pequeño mientras sujeta a otros con la mano izquierda, como en reserva. La continuación de la Marktgasse es la Kramgasse, en la que también se ha conservado intacto el estilo medieval, con sus casas con pequeñas torres en las esquinas y sus ventanas estilo mirador, con marcos de madera artísticamente esculpidos. En la misma zona se encuentra el edificio del Ayuntamiento que, construido en 1406, ha sido restaurado.

Dejar un Comentario




↑ Top