Incluimos un conjunto de hoteles seleccionados

Hoteles Encanto


La custodia de Arfe

Escrito el 26 septiembre, 2013 por admin

La custodia de Arfe

Con estos antecedentes y siendo la de Toledo una de las procesiones de Corpus más antiguas de España, se puede comprender fácilmente el enorme interés que despierta, no sólo entre los toledanos, sino entre los veinte o treinta mil forasteros que cada año acuden a la ciudad imperial para contemplarla.
Mientras se ve el lento desfilar de fieles, agrupaciones, clero y autoridades civiles y religiosas para acompañar al Santísimo Sacramento que va en la extraordinaria custodia de Enrique de Arfe, parece uno retrotraerse a tiempos pasados y espléndidos, cuando religiosidad y protocolo, fe y magnificencia aparecían indisolublemente unidos.

Abre la comitiva la gigantesca cruz procesional del Cardenal Carrillo de Acuña, seguida por un seminarista que porta la del Cardenal Mendoza.
Detrás, estandartes llevados por los niños de Primera Comunión (es tradicional en toda España el que los niños que han hecho ese año la Primera Comunión figuren en lugar de honor en esta procesión) y una banda de música que interpreta marchas religiosas.
Rostros curtidos por pocas lluvias y mucho sol se pueden ver entre los hombres de la Adoración Nocturna y de otras congregaciones parroquiales. Inmediatamente delante del clero, revestidos con capas pluviales, figuran los miembros de la Hermandad de la Santa Caridad, fundada en el siglo XIII, la más antigua de cuantas toman parte en la procesión. Asimismo, y dando una nota de color a tan solemne comitiva, van los caballeros de la Comunidad Mozárabe, con su ancho uniforme, azui y oro; los caballeros del Santo Sepulcro, de blanco y rojo; los infanzones de lllescas, vestidos con grandes túnicas rosa y cuellos blancos, y los caballeros del Capítulo Iberoamericano.

Dejar un Comentario




↑ Top